En Bolivia, los embarazos en menores de 15 años llegan, en promedio, a cuatro por día

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

La Paz, 10 de julio de 2020.- El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en Bolivia, con datos del Ministerio de Salud, informó que en 2019, se registraron 2.632 embarazos en niñas menores de 15 años. Y en 2020, de enero a mayo, en los cinco primeros meses del año, 663 embarazos en este mismo segmento poblacional.

Lo que significa “casi cuatro embarazos de niñas por día. Y estos registros corresponden a las consultas de prenatal que realizaron en el centro de salud. Si consideramos el contexto de la pandemia, de seguro hay un subregistro mayorde los casos de niñas que no asistieron a un control prenatal”, informó Celia Taborga, oficial a cargo del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA). 

Este 11 de julio es el Día Mundial de la Población, el Fondo de Población de Naciones Unidas a nivel Global dio a conocer la  EDICIÓN 2020 DEL ESTADO MUNDIAL DE LA POBLACIÓN, en el estudio destaca las problemáticas que atañen a los derechos de las niñas, adolescentes, jóvenes y mujeres de todo el mundo. 

En Bolivia, según Celia Taborga, preocupan las cifras de embarazo en adolescentes. “Si sumamos los embarazos en adolescentes hasta los 19 años, de enero a mayo, suman más de 13 mil embarazos, es decir, 89 embarazos en niñas y adolescentes por día”, sostuvo. 

Añadió que en esta pandemia Covid 19  hace falta una intervención integral con los diferentes niveles de gobierno, para garantizar la continuidad de servicios de salud sexual y reproductiva, incluida la atención materna, considerando especialmente la situación de vulnerabilidad de poblaciones específicas como las mujeres indígenas, privadas de libertad, afrodescendientes y con discapacidad.

Según dijo, elUNFPA apoya a gobiernos municipales para que los servicios de salud y los servicios de atención de violencia sigan funcionando, pero la crisis sanitaria está demandando personal y recursos para su atención  y lamentablemente se están poniendo en riesgo estos otros servicios.

Es prioritario pasar del discurso de cuidado y protección de la niñez a la acción efectiva de protección desde el Estado, los diferentes niveles de gobierno, la comunidad y la familia; se debe fomentar el respeto por las mujeres y las niñas, cambiando las actitudes y las prácticas que vulneran sus derechos, manifestó.