Campaña #Tiempo de Actuar de UNICEF y Red UNO recaudó Bs 1.142.560 para la niñez

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

La Paz, 30 de junio de 2020.- La campaña “Tiempo de actuar” de UNICEF Bolivia y Red Uno logró recaudar Bs 1.142.560, y superar el millón señalado como meta inicial. Las donaciones de dinero beneficiarán a más de 25 mil niñas y niños en situación vulnerable del país que recibirán asistencia y apoyo ante la emergencia del COVID-19.

“Estamos contentos por haber superado la meta de recaudación trazada en la #Campaña Tiempo de Actuar que realizamos junto a la Red UNO durante dos semanas, gracias al inédito compromiso de toda la gente del canal. Sabemos que los bolivianos se caracterizan por su solidaridad, y más en momentos difíciles como los que estamos viviendo”, expresó el Representante de UNICEF en Bolivia, Rafael Ramírez. 

El dinero recaudado será destinado a la contratación de personal para hospitales materno-infantiles; compra de pruebas de diagnóstico Covid 19; compra de suministros bio-sanitarios para centros de salud; mantenimiento y mejora de instalaciones en 500 unidades educativas, así más de 200.000 estudiantes tendrán acceso al lavado de manos con jabón cuando se reinicien las clases; además de continuar con el apoyo psico-emocional a miles de personas en todo el país para prevenir la violencia a través de la línea gratuita “Familia Segura”.

A su vez, el Gerente General del canal Joaquín Pereira, señaló: “Como un medio socialmente responsable estamos muy orgullosos de haber puesto a disposición de esta campaña todos los medios del canal. Nos pusimos una meta muy alta al principio y estoy muy complacido de que hayamos podido lograrla gracias a que la gente pudo conocer y entender el importante trabajo de UNICEF en Bolivia”.

Si bien la campaña concluyó las donaciones siguen abiertas y el público podrá seguir aportando ingresando a la página www.unicef.org.bo o llamar a la línea gratuita 800 10 1380 para aportar mensualmente Bs 50, 70 o 100, que serán debitados automáticamente de sus cuentas de ahorro.

Niñas, niños y adolescentes son víctimas invisibles de la pandemia del COVID-19, ante ello, la población, donantes, instituciones y aliados mostraron un profundo compromiso y participaron activamente de esta cruzada. “Muchas figuras del ámbito musical, del deportivo, institucional y empresarial se sumaron desinteresadamente día a día”, destacó el Jefe de Alianzas de UNICEF Bolivia, Marcelo Ber, a tiempo de agradecerles su esfuerzo y el tiempo que brindaron por la niñez.

Celebridades y empresas aliadas

Fue un hito de la campaña lograr que se sumen más de 20 celebridades a nivel nacional e internacional, ellos se convirtieron en la voz de los niños, contando historias o haciendo un llamado a la acción. Nos referimos a los bolivianos: Chavo Salvatierra Embajador Nacional de Buena Voluntad y amigos de UNICEF, como Hugo Dellien, Fabio Zambrana, Reynaldo Pacheco, Jonathan Hermosa, Ana María Gómez, Vero Pérez, Luis Gamarra, Matamba, Javicho, Juan Carlos Arce, Erwin Saavedra, los jugadores de los equipos de fútbol de Oriente Petrolero y Blooming.  Entre las figuras internacionales están: Topa, Julian Weich, Cher, Diego Forlán, Sergio Ramos y Franco de Vita

Siete empresas aliadas de UNICEF se sumaron, todas ellas difundieron las actividades de campaña desde sus plataformas y además realizaron aportes, éstas son:

Farmacorp, Banco Económico, Kimberley Clark con su marca Huggies, el Club Bolívar junto a sus jugadores, Baby Corp. y los clientes del Banco Bisa, se sumaron a la campaña no solo con aportes sino también con sus distintas plataformas de comunicación ayudando a difundir ampliamente los mensajes de UNICEF y la campaña.

La niñez y adolescencia son la población más vulnerable a los efectos adversos de la pandemia de COVID-19. Desde el 13 de marzo más de 2.9 millones de niños, niñas y adolescentes bolivianos no asisten a clases, en una situación donde el acceso a la tecnología, recursos digitales, y a los materiales necesarios para seguir estudiando mientras las escuelas permanecen cerradas, es notablemente desigual.