Morales asevera que fallo de La Haya no afecta causa marítima boliviana

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

La Paz y La Habana, CUBA, 28 de enero (ABI).- El presidente Evo Morales aseveró el martes, en La Habana, Cuba, que el fallo que pronunció la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre el diferendo entre Chile y Perú 'no afecta ni limita' la causa marítima boliviana.

 'El fallo emitido no afecta ni limita ninguna de las posibilidades que a lo largo de la historia se han considerado para la integración marítima de nuestro país', dijo en conferencia de prensa.

Morales, que asiste en la isla a la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) agregó que la controversia entre Perú y Chile es 'sustancialmente' diferente a la demanda boliviana, ya que ellos resolvieron sus límites marítimos y el país demanda resolver el problema de su enclaustramiento.

El fallo emitido ayer por  la CIJ modifica parcialmente la delimitación marítima de Perú y Chile en el Pacífico Sur, aunque no ajusta las coordenadas que pidió sancionar Perú, que demandaba como frontera una línea equidistante trazada desde la costa, mientras Chile defendía la delimitación actual, es decir, la línea paralela que emanaba de los tratados de 1952 y 1954.

El Mandatario boliviano resaltó el fallo de la CIJ que fue dictado - dijo- en reconocimiento del derecho y expresó su confianza en que en el caso boliviano actúe con la misma 'equidad'.

Aseguró que la demanda presentada por Bolivia en abril del pasado año a ese tribunal internacional cuenta con el respaldo pleno del pueblo boliviano y es acompañada por la 'justicia y la razón'.

Celebró, en referencia al fallo reciente, que los países resuelvan sus problemas y diferendos de modo pacífico y acaten decisiones de la justicia internacional.

En ese aspecto reivindicó el carácter pacífico de Bolivia, no sólo por lo que manda la Carta Magna, aprobada en 2009 a través de un referendo nacional, sino por la vivencia pacífica del movimiento indígena que es parte de la 'cultura de la vida y no de la muerte'.

 

'No somos agresores no practicamos política expansionista ni intervencionista sino somos de esa cultura para defender la humanidad', mencionó.