Morales resalta 'espíritu indomable' de Mandela, 'inspiración' de lucha de desposeídos del mundo

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

Cochabamba, 5 de diciembre (ABI).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, deploró el jueves la muerte, a los 95 años, del ex presidente de Sudáfrica, el hermano' Nelson Mandela, ' hombre indomable de espíritu' y fuente de 'inspiración' para la lucha de los desposeídos en el mundo.

'Fue un hombre indomable de espíritu y así sacó de la oscuridad al pueblo de Sudáfrica', sostuvo el jefe de Estado boliviano, durante una emisión de prensa dictada en la Gobernación del departamento de Cochabamba, en el centro de la ciudad de nombre homónimo.

El mandatario indígena de izquierdas y adalid de la lucha latinoamericana contra la exclusión por cuestiones de origen étnico, sostuvo que 'hemos perdido a un hombre, a un hermano y, para quienes luchamos por la justicia, es un profundo dolor'.

Mandela, activista de los derechos  humanos y símbolo de la lucha mundial contra el racismo, murió a los 95 años a causa de una afección pulmonar en su casa de la ciudad de Houghton.

'Nuestra condolencia a la familia y al pueblo de Sudáfrica', señaló el mandatario indígena de Bolivia al tiempo de asegurar que el legado de Mandela, primer presidente de Sudáfrica elegido por sufragio universal y Premio Nobel de la Paz, nacido en 1918, representa 'para los pobres, discriminados, para los humillados de toda la humanidad, una fortaleza, guía e inspiración'.

Morales dijo no haber conocido personalmente a Mandela, mas proclamó que la vida y lucha del dirigente que liberó a la Sudáfrica negra, 'es una doctrina para la liberación de los pueblos' del mundo.

'Su legado será para toda la vida', concluyó después de enterarse del fallecimiento de uno de los hombres más importantes de la historia reciente.

Mundialmente célebre por combatir el Apartheid, el sistema de segregación racial más bárbaro impuesto por una minoría blanca en la Sudáfrica negra, incluso desde una celda donde fue recluido durante 28 años, Mandela no pudo sortear las secuelas de una fuerte infección pulmonar que lo atacó ahora último, según el presidente sudafricano Jacob Zuma.