La 'Masacre de Octubre' fue el punto de inflexión para que la política en el país tenga nueva visión

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

La Paz, 17 de octubre (ABI).- Legisladores coincidieron, por separado, que la denominada 'Masacre de Octubre' en la que 67 personas murieron y centenares quedaron heridas en una represión militar que ordenó el Gobierno del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, en 2003, fue el punto de 'inflexión' para que la política en el país tenga una 'nueva visión', en la que existe una democracia 'inclusiva, participativa y digna'.

El senador del Movimiento Al Socialismo (MAS), René Martínez, afirmó que la coyuntura registrada hace 10 años en el país permitió crear una nueva forma de democracia y sepultar al sistema partidista neoliberal, que 'campeó por más de 20 años una democracia del pasanaku y de alternancia'.

'Esa visión de Estado se sepulta cuando la emergencia, por una decisión del pueblo boliviano y a partir de eso la profundidad histórica que tiene octubre negro, ha significado un punto de inflexión y salto cualitativo del viejo al nuevo Estado', dijo a la agencia ABI.

Entre el 11 y 17 de octubre de 2003 se desató la denominada 'Masacre de Octubre', cuando una movilización popular que se oponía a la exportación de gas natural a Estados Unidos por puertos chilenos, impulsada por el gobierno de Sánchez de Lozada, fue reprimida por el Ejército.

Ese 'fatídico y lamentable' hecho para la historia de Bolivia dejó el saldo de 67 muertos y más de 400 heridos que quedaron inválidos a raíz de las balas y balines que los alcanzaron.

Martínez indicó que a partir de ese entonces, con el derrocamiento del ex presidente Sánchez de Lozada, se cumplió ?en su criterio- tres puntos importantes de una agenda, en la que se encuentra la nacionalización de los hidrocarburos, instaurada en 2006; la creación de una nueva Constitución Política del Estado en 2009, por ende la fundación del Estado Plurinacional de Bolivia en 2010; y la consolidación del cimiento económico del país.

'Hablar de un Estado fortalecido con una economía con solvencia y que nos está permitiendo dar los pasos de industrialización y en mi modesto criterio es que la agenda de octubre, hoy por hoy transformada, porque hay coherencia con el Estado Plurinacional, se hace un puente hacia a la otra agenda 2025', indicó.

Por su parte, el diputado también del MAS, Juan Carlos Aparicio, reflexionó que desde la 'Masacre de Octubre' el pueblo tomó el poder, la voluntad de seguir adelante y la legitimidad como Estado.

'Bolivia realmente ahora ya no es la misma, es otra Bolivia, una Bolivia digna. Es una Bolivia con fortaleza y estabilidad economía, es un país repuntando en América Latina a ser un país potencia', afirmó.

Aparicio resaltó que ese nuevo sistema político instaurado en el país, a partir del 17 de octubre de 2003, consolidó la inclusión absoluta de los pueblos indígenas y generó un escenario favorable para el respeto de sus derechos.

'En el tema de leyes también la inclusión de la mujer  de manera trasversal en todos los escenarios de decisión política, administración del Estado, participación de los indígenas, de los jóvenes y sobre todo la inclusión de los excluidos, de los más pobres, de las mayorías', agregó.

El senador del MAS, Eduardo Maldonado, aseveró que desde ese entonces el país tuvo grandes avances y logros positivos, como el gradual convencimiento y la toma de conciencia de la población, en la necesidad de ejercitar soberanía en la toma de decisiones.

'Es decir no subordinar las decisiones que hacen al Estado boliviano y a la definición de políticas públicas a el mandato o dictado de potencias extranjeras u organismos económicos internacionales. En términos políticos frente al mundo yo creo que ese es un avance', explicó a la agencia ABI.

Además del grado de involucramiento de las organizaciones populares y sociales y la inclusión de la mujer, último compartido en la Asamblea Legislativa Plurinacional, el Gabinete Ministerial, las Fuerzas Armadas, la Policía y otras instituciones.

Maldonado también se refirió a los logros alcanzados en política internacional, como la revalorización de la quinua a nivel mundial, la promoción de defensa de la Madre Tierra y los derechos de los pueblos indígenas y la posición crítica frente a centros de poder económico y político internacionales.

Además, el logro de la 're-adhesión' de Bolivia a la Convención de Viena con la reserva del acullico o masticado de coca y la reciente presentación de una demanda marítima a la Corte Internacional de la Haya contra el Gobierno chileno.

Asimismo, destacó las relaciones bilaterales de Bolivia con otros países de Sudamérica, Asia y África, además de su involucramiento en bloques regionales como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Mercado Común del Sur (Mercosur), entre otros.

'Se ha gestado una dinámica internacional en la que ahora ya no es tan fácil como en el pasado imponer la voluntad de una sola potencia. El país ha tomado protagonismo diferente', afirmó.

Asimismo, el legislador dijo que en el campo político aún quedan tareas por cumplir, como la consolidación de las autonomías, que se encuentra en un avance 'lento' y no como estaba previsto.

'Es decir como que este proceso (autonomías) está avanzando no en la dinámica o en la velocidad que hemos imaginado de inicio, quizás se deba a que es una dinámica en la cual las regiones o departamentos o municipios gradualmente están asumiendo este nuevo desafío', explicó.

Así también dijo que Bolivia debe asumir la democracia  no solamente como el ejercicio de la elección de autoridades, sino como un modo de vida.

'Esto pasa por trabajar valores desde temprana edad en las escuelas, en los hogares, en las juntas vecinales, en las organizaciones de base, además de respetar las decisiones del colectivo, pero también respetar los criterios individuales, saber equilibrar la individualidad de cada ciudadano en cuanto a su manera de pensar, sus ideas y sus criterios con los del interés del pueblo y hay que saber encontrar un justo equilibrio', concluyó.