GARCÍA LINERA PLANTEA UN SISTEMA GEOREFERENCIADO COMO EL MEJOR CONTROL DE LA INVERSIÓN PÚBLICA

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

Santa Cruz, 8 de mayo (ABI).- El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, planteo el miércoles por la noche en Santa Cruz, en la inauguración del III Seminario de la Red de Sistemas de Inversión Pública para América Latina y el Caribe, un sistema georeferenciado como el mejor control para la inversión pública.

En un discurso en el que fundamentó la filosofía de la inversión pública, citando a Carlos Marx, definió a esa categoría como  conceptos dirigidos a crear un tipo de bien que satisfaga alguna necesidad de carácter social, de carácter cultural, o a generar nuevos recursos públicos, nuevos recursos económicos.

'Si la inversión pública son bienes públicos, recursos públicos, esto nos da una primera pauta, toda inversión pública es parte de los bienes comunes de la sociedad, es el recurso de todos, no es del gobierno, no es del ministerio, no es del  funcionario, no es del alcalde, no es del gobernador, no es del ingeniero, no es del arquitecto, son bienes comunes, es parte de ese patrimonio de los bienes comunes que definen una sociedad, el aire, la tierra, el agua, la biodiversidad, los recursos naturales, la sabiduría colectiva, la cultura, forman parte de los bienes comunes de la sociedad', fundamentó.

En esa dirección, dijo que no debe perderse de vista esa idea de inversión pública, como un pedazo, como una parte de los bienes comunes de la sociedad, que temporalmente y por voto popular han sido entregados bajo custodia y bajo responsabilidad de los gobernantes para administrar, gestionar y mejorar el uso de esos bienes comunes.

Asimismo, aseguró que la inversión pública es uno de los componentes de la actividad económica activa de cualquier Estado,  en cualquier parte del mundo.

 '¿Por qué hago referencia a esto?, porque nos permite observar que la inversión pública define el corazón de un Estado, la forma social y la composición social de un Estado. Levanto el lema de mis colegas politólogos que quieren estudiar al estado a partir del discurso porque no conocen la parte económica, y el gran error de mis colegas economistas que quieren estudiar el Estado es que cuando se enfrentan a la parte económica ven cifras, y no pueden ver que detrás de las cifras está el contenido social, está la dimensión social', subrayó.

A su juicio, la inversión pública debería caracterizarse por un registro, por el control y la fluidez.

Respecto al control, consideró que es necesario un sistema georeferenciado para hacer un seguimiento de las obras públicas, porque aseguró que no es suficiente adjudicar un determinado proyecto y asignar una determinada cantidad de dinero para su ejecución.

El segundo del Ejecutivo boliviano afirmó que  un gobernante tiene el deber de hacer el seguimiento de una obra, 'no solamente decir, he ejecutado, ya están asignados 50 millones, aunque la entrega de la obra sea de aquí a 50 años'.

'Tenemos que tener ese control y crear esa base de información, un sistema de información en red de toda Bolivia, utilizando la moderna tecnología', complementó y dijo que ese sistema es necesario para establecer cuánto se ha ejecutado, si se ha paralizado o no se ha paralizado o por qué se ha paralizado la obra.

'Eso no tenemos, tenemos que construirlo, y yo les digo a los compañeros de América Latina, créame que es algo que todo gobernante desea, es el sueño de un gobernante, su pedido a Papa Noel cada fin de año a sus ministros de Planificación, que nos den un sistema georeferenciado de sus obras en red  de manera instantánea'; sustentó.

Respecto a la fluidez, explicó que se refiere  a la rapidez en la ejecución, pero con transparencia, al asegurar que  hay formas de ejecutar rápidamente una inversión de manera oscura.

'Eso no, hay cortar los dedos, hay que cortar las uñas, enjuiciar y encarcelar al funcionario público  que hace eso, pero es muy importante la rapidez, la velocidad de la ejecución', subrayó.

Recordó que antes del gobierno del 'proceso de cambio' la inversión pública en Bolivia no pasaba de 600 millones de dólares, cifra que trepó en 2012 a más de 4.200 millones de dólares.