LAS 56 COMUNIDADES CONSULTADAS PLANTEAN FUERTES MEDIDAS DE SALVAGUARDA PARA EL TIPNIS

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

Trinidad, 13 de noviembre (ABI) .- Las 56 comunidades del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) que dieron hasta ahora paso al proceso de Consulta Previa Libre e Informada, plantearon "sin excepción" una serie de medidas de salvaguarda para esa reserva natural, informó el martes Jacob Laura, jefe de brigada de la Ley de Consulta 222.

"En las asambleas comunales que los tres pueblos indígenas Mojeño Trinitario, Yuracaré y Tsimané instalaron en su momento durante la Consulta, se plantearon una serie de medidas orientadas a preservar la zona", explicó Laura en una evaluación del proceso de la Consulta, que finalizará el próximo 7 de diciembre.

El brigadista precisó que tanto en Gundonovia, Tres de Mayo del Sécure, Villa Nueva, Alta Gracia, Puerto Totora y Santiago, comunidades 51, 52, 53, 54, 55 y 56 que fueron consultadas en los últimos días, plantearon, como las anteriores, medidas muy fuertes de protección de la reserva, entre ellas, "30 años de cárcel para los avasalladores", detalló Laura.

El TIPNIS es un área protegida de 12.363 kilómetros cuadrados que comparten el norte del departamento de Cochabamba y el sur del Beni y diversos estudios señalan que alberga a 402 especies de flora, unas 3.000 de plantas superiores y 714 de fauna.

Las comunidades quieren conservar la extraordinaria diversidad de flora, con sus bosques vírgenes de mara y cedro, de palo maría, jatata y tajibo y sus palmas de asaí, que son además, la base natural de los sistemas de uso de las comunidades, razón por la cual plantearon, por unanimidad, de acuerdo con el brigadista, que la Asamblea Legislativa Plurinacional apruebe una Ley especial que contemple penas de cárcel, de hasta 30 años, para los avasalladores, nuevos asentamientos y saqueadores de madera del TIPNIS.

"Ésta es una de las medidas más fuertes que está orientada, principalmente, a que no se permitan más asentamientos humanos ilegales en la reserva y a evitar la actividad depredadora de las empresas madereras", explicó Laura.

Informó que del debate que planteó el proceso de Consulta, los propios pueblos indígenas señalaron una serie de ejes complementarios que deberían acompañar una Ley de esas características, "para garantizar su fiel cumplimiento".

Uno de ellos, tiene que ver con que los guardaparques del TIPNIS deberían obligatoriamente pertenecer sólo a las comunidades Tsimané, Mojeño Trinitario y Yuracaré, que conocen el territorio y la cultura de las comunidades.

"Dos argumentos para ese planteamiento son, por una parte, que actualmente los guardaparques provienen de la ciudad y permanecen más tiempo fuera de la reserva y, por otra, no les interesa el abuso de los madereros y avasalladores", argumentó Laura.

De las 714 especies de fauna registradas en la reserva se destacan el jucumari, el marimono, el jaguar, el ciervo de los pantanos, el pato negro, aves endémicas, la peta de río y el caimán negro.

Las comunidades han advertido de la caza indiscriminada de aves silvestres y lagarto. Hay temporadas en las que se sacrifican miles de caimanes para traficar con su cuero. De hecho, el fin de s emana se decomisó 300 cueros de lagarto que pretendían comercializarse de forma ilegal.

Esas circunstancias han servido como base  para que, en el ámbito de las salvaguardas para la zona, en su doble condición de Territorio Indígena y Parque Nacional, los habitantes del TIPNIS planteen que se sanciones con cárcel y se decomise los productos obtenidos ilegalmente por pescadores, cazadores y madereros.

Según Laura, hay comunidades que consideran que el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure debería ser delimitado y amojonado y, que sus habitantes, porten una suerte de cédula especial que acredite su presencia en la reserva.

La protección del TIPNIS, en opinión de las comunidades consultadas, debería también estar a cargo de instituciones estatales fuertes, con normas puntuales, que les permita desarrollar su trabajo con responsabilidad y eficiencia.

Otro punto que destaca el brigadista Laura en la evaluación de las 56 comunidades consultadas, de 69 que habitan la reserva, es que los tres pueblos indígenas del TIPNIS han solicitado la intervención de las Fuerzas Armadas, en coordinación con guardaterritorios y guardaparques, para asegurar la protección del TIPNIS y han considerado como positiva la iniciativa del Gobierno de crear el Regimiento Ecológico "Juan Maraza", que tiene su base en Ichoa, como respuesta a la demanda comunal de mayor involucramiento del Estado en la protección de este importante territorio para proteger la zona.

Sin embargo, dijo Laura, es necesario que puestos militares como el Maraza se instalen también en otros puntos estratégicos del Parque, con un agregado que no está sujeto a discusión: "Que los nuevos regimientos estén integrados por jóvenes de los mismos pueblos Tsimané, Moxeño Trinitario y Yuracaré".

El Gobierno decidió que los tres pueblos que habitan el Parque formen parte de los Regimientos Ecológicos porque durante la primera etapa del proceso de Consulta de la Ley 222, las mismas comunidades que levantaron la intangibilidad y aceptaron la construcción de una vía entre San Ignacio de Moxos y Villa Tunari, plantearon que se tomen medidas paralelas de salvaguarda de la reserva.

La creación del Regimiento Ecológico es parte también de una decisión de Estado para proteger la reserva en tres acciones: evitar la depredación forestal ilegal, cuidar su ecosistema y evitar la presencia de avasalladores de tierras.