PRESIDENTE PARTICIPÓ EN SOLEMNE MISA Y PROCESIÓN EN HONOR A VIRGEN DE URKUPIÑA

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

Quillacollo, BOLIVIA, 15 de agosto (ABI).- El presidente Evo Morales participó el miércoles con plena devoción en la misa y procesión en honor a la Virgen de Urkupiña realizados en una masiva concentración de feligreses nacionales y extranjeros en inmediaciones del templo de San Ildefonso, en el municipio de Quillacollo, a 13 km de la ciudad de Cochabamba.

"Hermanas y hermanos todos nosotros hemos venido como peregrinos, como devotos, porque amamos a María, porque por María queremos  a Dios, queremos a Cristo", dijo en su homilía el arzobispo auxiliar de la Arquidiócesis de Cochabamba, monseñor Luis Sainz.

La autoridad eclesiástica ponderó la presencia del Jefe de Estado y otras autoridades nacionales, departamentales y municipales, en el momento de pedir porque la denominada 'Fiesta de la integración nacional' efectuada en homenaje a la Virgen de Urkupiña sea una bendición para el futuro de los bolivianos.

Sainz reflexionó que en este tiempo de cambio es importante considerar que lo más humano es acercarse a Dios, vivir con Él, en el marco del servicio de los más necesitados.

"En este tiempo de cambio la madre de Cristo, la Virgen María de Urkupiña, nos invita a ser responsables con nuestros hermanos, nuestros semejantes, como dije, especialmente los más necesitados, los que más sufren", agregó.

Morales arribó a las puertas del templo de San Ildefonso de la ciudad de Quillacollo cerca de las 11h45 con la compañía de la ministra de Comunicación, Amanda Dávila, en medio de aplausos, el agitar de pañuelos blancos y muestras de aprecio de la población.

El gobernador interino de Cochabamba, Milton Zerna; los alcaldes de Quillacollo, Charles Becerra, y de Cercado, Edwin Castellanos, así como asambleístas departamentales y concejales, fueron parte de la comitiva que llegó para el evento religioso.

El Primer Mandatario participó también de manera activa en la celebración eucarística cerca de la imagen de la Virgen de Urkupiña, como el agitar de pañuelos blancos, recibió la bendición respectiva y posteriormente estuvo en parte de la procesión efectuada con la participación de cientos de feligreses e imágenes marianas.

La misa fue el escenario de la conmemoración de los 50 años de trayectoria de monseñor Luis Sainz, 20 de sacerdocio y 30 como obispo.

La ceremonia fue amenizada con la música del grupo Los Masis de Chuquisaca, pero el momento más emotivo estuvo a cargo de una niña no vidente, María Nazaret, oriunda de Santa Cruz, quien con una voz angelical interpretó el Ave María durante la eucaristía.