PALABRAS DEL PRESIDENTE DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA, EVO MORALES, EN EL ACTO EN EL QUE LA ALCALDIA DE BOGOTA, COLOMBIA, LE ENTREGA LAS LLAVES DE ESA CIUDAD

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

(Santa Fe de Bogotá, 15 de marzo)

Alcalde de la ciudad de Bogotá, compañero Gustavo Petro, a todo el equipo de esta gran alcaldía de Colombia; compañeras, compañeros que me acompañan; Embajadora de Colombia en Bolivia, invitados especiales, amigos de la prensa.

Primero, al terminar la visita a la ciudad de Bogotá y al pueblo colombiano, quiero expresar con profunda alegría, con enorme satisfacción el gran cariño del pueblo colombiano, de sus autoridades, del Congreso, del Órgano Judicial, de la alcaldía, del Gobierno Nacional hacia el pueblo boliviano.

Es la primera visita oficial después de seis años. En la anterior gestión también había muchas ganas y deseos de visitar y compartir experiencias de trabajo, recordar las luchas de nuestros antepasados por las independencias, por la liberación de pueblos, por la integración de Latinoamérica.

Así como comenta nuestro alcalde cómo se ha gestado este proceso, un pensamiento progresista, y quiero decir en Bolivia desde el año 1995 los sectores, el sector más humillado, más marginado, más discriminado, más odiado, que es el movimiento campesino indígena, decidimos pasar de la lucha sindical, social, comunal a una lucha electoral.

Y esta decisión ha sido difícil de llevar adelante, porque antes a los políticos se conocía como delincuentes, como farsantes, perdonen la expresión, como maleantes. Y de una lucha social, sindical, entrar a ese grupo de políticos conocidos como delincuentes, nos costó cambiar de mentalidad, pero también dos cosas sobre todo nos obligaron pasar de una lucha sindical a una lucha electoral:

Primero, los conservadores, los programas procapitalistas, proimperialistas, procolonialistas, los partidos neoliberales ¿qué nos decían?, especialmente al movimiento campesino indígena originario, “ustedes no tienen derecho a hacer política, la política para ustedes es un delito, un pecado; la política de ustedes es pala y pico en el altiplano y hacha y machete en el oriente boliviano”.

Pero cuando llegan las elecciones, bajo prebendas todos obligados a votar por ellos, y cuando ellos ganaban políticas de privatización, un falso término de capitalización cuando era descapitalización a las empresas del Estado, el saqueo permanente a nuestros recursos naturales.

Frente a esta condena de los partidos conservadores, pues cómo enfrentarlas, y cuando el año 1995 decidimos pasar de esta lucha sindical a la lucha electoral otro tropiezo, que al Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos nunca podía legalizar la ex Corte Nacional Electoral.

Pero también ¿quién nos reflexionó para impulsar este instrumento político de liberación no sólo social, no sólo sindical ni cultural, sino económico y financiero? Nos impulsó cómo en Bolivia uniformados armados, extranjeros, como norteamericanos, comandaban a las Fuerzas Armadas,  comandaban a la Policía Nacional. Cómo mediante sus avionetas y mediante sus helicópteros nos perseguían a nuestras marchas pacíficas, marchas por reivindicaciones, no solamente de un sector, de una región, sino nuestras marchas fundamentalmente por la dignidad y soberanía del pueblo boliviano.

Yo he prestado el Servicio Militar Obligatorio, compañero alcalde, y ahí las Fuerzas Armadas el año 1978 me enseñaron que en Bolivia no se permita extranjeros uniformados armados, salvo que tuvieran una aprobación del Congreso Nacional. Cuando en mi región, la zona del trópico de Cochabamba, más conocido como Chapare, desde una base militar, cómo estos extranjeros, uniformados, armados, comandaban y cometían abusos, y perseguían a los dirigentes sindicales.

Estos dos temas nos obligaron a impulsar a este movimiento político.

Pero hablando de la alcaldía, algo nos pasó, el año 1995 cuando fuimos con una sigla prestada a las elecciones nacionales, la Izquierda Unida. ¿Por qué nos hemos prestado? Porque la Corte Nacional Electoral no aprobó la sigla de un partido, el instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos. ¿Por qué no aprobó? Porque esta institución del Estado recibía recursos económicos de Estados Unidos, y Estados Unidos ha instruido a que no se apruebe la legalidad. Pusieron muchos pretextos, que las firmas para la legalidad de este instrumento estaban mal, yo iba con mis cajones de firmas para llevar, asesorados por supuesto; pero eran decisiones políticas que no permitían que se apruebe la legalidad de este movimiento político.

Y el Movimiento Al Socialismo era una sigla sin militantes, un partido sin militantes. Gracias a, que en paz descanse, el Dr. David Añez Pedraza, nos regaló, y por una cuestión de formalidad, de legalidad hicimos un congreso, nos afiliamos, de esa manera somos del MAS. Nos encanta el nombre, Movimiento Al Socialismo; ahora, después de llegar al Gobierno recién incorporamos el Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos, ahora se llama MAS IPSP, tuvimos que enfrentar esta situación.

Pero ¿qué pasó cuando nos presentamos a la alcaldía?, sobre todo en mi municipio, Villa Tunari, queda invitado señor alcalde, un día ojalá nos pueda visitar, lugar histórico por estas grandes transformaciones que impulsamos gracias a la consciencia de mis compañeros del trópico.

Llegó la hora de elegir a los candidatos a alcaldes, mis compañeros de mi Federación habían dicho “que el Evo sea alcalde”. Yo me he resistido, yo me he enojado, cómo yo voy a ser alcalde. Bueno, tuvimos problemas muy serios, yo dije quién sería el candidato a alcalde, el que me sigue como Secretario General, en la estructura Sindical Secretario Ejecutivo, que era yo, y el Secretario General el que me sigue, el compañero Felipe Cáceres, otro que se enojó; es decir, era más importante ser dirigente sindical que un alcalde, nadie quería ser candidato a alcalde. ¿Qué tuve que hacer como principal dirigente de la organización y del municipio? Dar al sindicato de base del compañero Felipe Cáceres, su central campesina, decirles, tienen que convencer que sea candidato a alcalde, sino quién va a ser candidato a alcalde, no había candidatos, peor todavía concejales. Casi obligamos a ser candidato a alcalde y ganamos.

Es decir, teníamos mucho miedo, como decimos allá, entrar a la arena política, por esas cosas que dije hace un momento.

Llegó el año 1997, la candidatura a la Presidencia, me proclamaron en un congreso, un ampliado del movimiento campesino en la ciudad de Potosí. Yo no quería para nada, me sorprendieron en una reunión de todo el campesinado boliviano mediante sus dirigentes. Ese momento había música, fiesta, cuando me proclamaron no faltaban parejas para bailar, acepté; pero después al retornar toda la noche a la ciudad de Cochabamba con mi delegación, me arrepentí y pensaba ¿cómo yo puedo ser Presidente? Mis hermanos del campo se hacen la burla, acusado de narcotraficante, de asesino, de Bin Laden; acusado de terrorista, ¿cómo podría ser Presidente? Se hacen la burla. No dormí. Llego al día siguiente a mi ciudad después de viajar toda la noche, dije a mi delegación “yo no puedo ser candidato, yo renuncio a la candidatura”. No querían, sólo una compañera dijo, “compañero Evo sabe dónde aceptar y dónde rechazar, hay que entender, por algo está renunciando a la candidatura, hay que aceptar”.

Someter a votación para que yo renuncie a la candidatura, ¡uf!, era una derrota. Esa vez sin someter a votación hice acepar mi renuncia a la candidatura a la Presidencia. Pasó eso, llegó la hora de elegir la candidatura a la diputación, al diputado uninominal de mi circunscripción, 27, otro problema, yo no quería ser diputado, y cuando los compañeros plantearon que el compañero Evo debe ser diputado yo rechacé. Y un compañero de base de un sindicato de la Federación de Chimoré se levanta, pide la palabra y dice “compañero Evo nos plantea impulsar un instrumento político para acabar con los partidos neoliberales como ADN, MNR, MIR, UCS; pero cuando planteamos candidatura a la Presidencia rechaza, ahora hemos propuesto candidato a diputado, rechaza también. Entonces debe tener el compañero Evo por debajo acuerdo con estos partidos neoliberales, por eso rechaza; por tanto, como rechaza las candidaturas que renuncie a la presidencia de las Seis Federaciones”.

Primera y la última vez he visto que un compañero mío estaba pidiendo mi renuncia a la presidencia de las Seis Federaciones, porque tenemos seis federaciones en la región y hemos organizado un comité de coordinación entre las seis federaciones, yo era el presidente, hasta ahora simbólicamente sigo siendo presidente.

Yo también medio orgulloso dije “ningún problema, dejo la presidencia, dejo la vicepresidencia, que conduzcan, yo renuncio a la presidencia de las Seis Federaciones”. Las mujeres, las compañeras empezaron a llorar porque la Federación estaba dividiéndose, los compañeros agarraron a ese compañero que planteó mi renuncia, no sé dónde hicieron escapar, como una hora hemos vivido tensión porque este sector ha sido permanentemente atacado por los gobiernos neoliberales y sobre todo por el imperialismo norteamericano. Esa injusticia, la presencia de uniformados armados norteamericanos, esa represión nos ha obligado a unirnos sindicalmente, después de tantas luchas cómo podíamos dividirnos.

Después de una hora de debate, grupos por aquí por allá, otra vez se instaló el ampliado de las Seis Federaciones, bueno, el ejecutivo de esa Federación ¿qué dijo?, “esa posición no es una posición oficial de la Federación ni de la Central, sino de un compañero”. Pido disculpas, otra vez dirijo la región de las Seis Federaciones, me hacen aceptar como candidato a diputado.

Les comento algo, y después yo había sido el diputado más votado del país el 97, con más del 70 por ciento, a mí me ha sorprendido los resultados que hemos obtenido en las elecciones.

Es decir, quiero comentarles, compañeras y compañeros, señor alcalde, que costó este proceso de cómo gestar y llegar donde hemos llegado.

Y el 2002 me obligaron a ser candidato a la Presidencia, acepté ya obligado, y el 2002 ganamos las elecciones, pero por esas cosas de maniobras nos han robado. Yo diría felizmente nos han robado, porque nuestro programa de gobierno era como el pliego único de la Central Obrera Boliviana, no había un programa.

Después del resultado de las elecciones del 2002, porque nosotros sacamos más del 20 por ciento y el que nos ganó con 21 por ciento, nos ganaron con menos del uno por ciento, y esa vez recién pensé, “parece que cualquier momento voy a ser Presidente”, porque hasta ese momento no estaba seguro que este movimiento político iba a ganar las elecciones. Y desde ahí prepararse, aunque me expulsaron del Congreso Nacional, de nada sirvió, he sido el diputado con más porcentaje que gané, y otra vez he vuelto como diputado después de la expulsión del Congreso.

¿Y por qué me expulsaron? En el Congreso, en la Cámara de Diputados no he visto un trabajo de verdad por el pueblo boliviano, más estaban pensando de dónde van a sacar plata, con qué motivo van a sacar plata, cómo se van a organizar (para sacar) plata al Estado, y en un momento ya no pude aguantar y dije “la primera mafia del Estado es el Congreso Nacional”. Eso no soportaron porque apenas éramos cuatro diputados que sacamos el 97 de los 37 diputados que tiene la Cámara de Diputados, cero de senadores. Claro, para expulsarme, no me quitaron inmunidad sino me expulsaron.

Me acusaron de asesino, me acusaron de terrorista y narcotraficante, y felizmente en las elecciones del 2002 ya no he vuelto con cuatro diputados, sino con 27 diputados y ocho senadores. Y la intromisión del Gobierno de Estados Unidos mediante la Embajada era tremenda, y decían de frente “no voten por Evo Morales, si Evo Morales es Presidente no va a haber apoyo internacional”. Ahora más bien sabemos cómo aprovechar apoyo y cooperación internacional.

“Cómo van a votar para Evo Morales, Evo Morales es el Bin Laden andino y los cocaleros los talibanes”, y está escrito en los medios de comunicación.

Pero yo siento, sigo convencido, los pueblos, especialmente el pueblo boliviano es antiimperialista, esas palabras del exembajador Manuel Rocha, que dijo “no voten por Evo Morales porque es el Bin Laden andino” recién algunos dirigentes, algunos dirigentes de movimientos sociales, algunos dirigentes de partidos de izquierda reaccionaron para públicamente apoyar. Yo dije el Embajador de Estados Unidos ha sido mi jefe de campaña, porque ha hecho despertar al pueblo boliviano, ese pueblo antiimperialista. Bueno, toda una larga historia para comentarles.

Y saben, y ahora ya no es que ya no quieren ser candidatos, todo el mundo ya también quiere ser candidato a alcalde, ya no se escapan de las candidaturas. De las 337 alcaldías que tiene Bolivia con nuestros aliados, son pequeñas agrupaciones ciudadanas, tenemos como 270 alcaldías, somos el partido más grande evidentemente.

Cuatro elecciones ganamos, dos con más del 50 por ciento y dos con más del 60 por ciento. Que yo sepa en la historia de Bolivia en la década del 50 ganó unas elecciones con más del 50 por ciento, después nunca, desde el 50 nunca ha habido un partido, un candidato que ha ganado con más del 50 por ciento.

En los últimos cinco años antes de que sea Presidente había cinco presidentes, entonces yo había cumplido ya seis años de Presidencia, yo mismo no puedo creer cómo tenemos cierta estabilidad, por supuesto con algunos problemas, profundos problemas.

Esas grandes reivindicaciones que planteábamos a los gobiernos ahora hemos constitucionalizado, por ejemplo que los servicios básicos es un derecho humano, por Constitución, y especialmente el agua.

Llevamos a las Naciones Unidas que el agua debe ser un derecho humano fundamental para la humanidad y aprobaron las Naciones Unidas, saludo que nuestro alcalde aquí ha empezado a que el agua sea un derecho humano, felicidades, mi respeto, mi admiración señor alcalde, porque el agua es vida, sin agua no hay vida, y es una dura batalla que hay que hacer en todo el mundo.

En Europa en algunos países hicieron por ejemplo referéndums si se privatiza el agua o el agua es un derecho humano, donde participaron, les ganaron con 80, 90 por ciento, cómo desde nuestros pueblos vamos influyendo para cambiar estas políticas.

Alcalde, podemos comentar, yo saludo esta enorme coincidencia que tenemos sobre la vida, sobre el medio ambiente, sobre la humanidad, y de verdad quiero decirles a la amable audiencia, a los oyentes mediante los distintos medios de comunicación, que antes se veía a Colombia, a Bogotá una ciudad insegura, en los últimos años comentan que aquí se ha reducido bastante esta inseguridad ciudadana, es el trabajo de ustedes, planificación de ustedes. Yo vengo con el Ministro de Gobierno, que es responsable de dar seguridad al pueblo boliviano, para compartir estas grandes experiencias señor alcalde, qué bueno sería sus técnicos que ayudaron a dar seguridad en Bogotá puedan acompañarnos para compartir experiencias, es un trabajo conjunto en bien de nuestros pueblos.

Muchas gracias por esta llave de la ciudad, la diversidad. En Bolivia decimos llave de una ciudad de la alcaldía para que la autoridad que reciba la llave pueda ingresar directamente. Nosotros decíamos llave es para abrir corazones. Sorprendido por esta llave de la ciudad, esto nos une y sobre todo nos crea mayor confianza. Nuevamente agradecer la gran amabilidad, la hospitalidad que nos brinda todo el pueblo colombiano a la cabeza de las autoridades, en especial a nuestro alcalde. Muchas gracias señor alcalde.