DISCURSO DE LA PRESIDENTA DEL SENADO, GABRIELA MONTAÑO. PROMULGACIÓN DE LA LEY DE CONSULTA

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).


La Paz, Palacio de Gobierno 10-02-2012.- Muy buenas tardes, hermano Presidente, hermano Vicepresidente; buenas tardes a nuestra Presidenta de la Cámara de Diputados; al compañero, hermano Arico Vilches Roca, Corregidor del TIPNIS; a todos los corregidores, autoridades, hermanos y hermanas del TIPNIS, a todos los diputados, senadoras, diputadas, senadores; a los ministros, ministras de Estado; a la prensa.

Presidente, esta Ley hay que recalcar primero que es una propuesta fruto del trabajo de más de 40 corregidores del TIPNIS que llegaron en una marcha de 45 días hasta la ciudad de La Paz.

Por instrucción de nuestro Vicepresidente, la diputada Rebeca Delgado y mi persona estuvimos reunidas con ellos durante cuatro días, trabajando este Proyecto de Ley, acompañadas de otros diputados y diputadas, senadores y senadoras.

Se incluyeron en este trabajo inclusive algunos diputados de la oposición, y creemos que el resultado es la única vía para resolver este tema, el tema del TIPNIS por la vía democrática, por la vía pacífica. Es la única vía que va a evitar conflictos, confrontación entre quienes el año pasado plantearon que no querían una carretera en el TIPNIS, que querían que el TIPNIS sea una zona intangible, y entre aquellos que plantean exactamente lo contrario. La única manera de resolver esto es en el escenario de la consulta previa, libre e informada.

Esta Ley que contiene 11 Artículos, tiene como corazón la convocatoria a una consulta previa, libre e informada en el marco de nuestra Constitución Política del Estado, del Convenio 169 de la OIT, y de la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas de Naciones Unidas.

Ese es el marco legal jurídico, la base para esta Ley. La consulta previa, libre e informada es una conquista de los pueblos indígenas en nuestra Constitución Política del Estado y a nivel internacional, negarla es negar un derecho constitucional y un derecho que ahora es universal para los pueblos indígenas.

Esta consulta debe llegar a las 63 comunidades de tres pueblos indígenas: el pueblo moxeño – trinitario, yuracaré y el chimane, que habitan el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure, nadie más deberá meterse en esta consulta, serán ellos y ellas quienes se pronuncien sobre su destino y su futuro.

La Ley señala en su Artículo 4 cuáles son las finalidades de esta consulta; es decir, qué va a consultar el Estado boliviano. Va a consultar dos grandes temas: el primero la intangibilidad, algo que le preocupa profundamente a la gran mayoría de los hombres y mujeres que habitan el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure, porque sus proyectos, su forma de vida ha sido paralizada por la decisión de algunos dirigentes del año pasado de exigir que se declare zona intangible.

Serán ahora esos hombres y mujeres que pescan, cazan, cultivan, que hacen aprovechamiento de su madera, que hacen turismo, los que tendrán que definir si quieren que se mantengan esa declaratoria de zona intangible, o que se retorne a lo que durante muchos años se constituyó y se fue construyendo de manera colectiva como es su Plan de Manejo.

Este tema de intangibilidad está ligado a la posibilidad de desarrollar actividades que siempre han desarrollado estos pueblos en su territorio; pero está ligado también a la posibilidad de la construcción de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos, y quienes definirán esto en última instancia en un proceso de acuerdo con el Estado serán los que habitan el territorio.

Pero hay un segundo gran tema, que seguramente es tan importante como los otros, y es consultar a esas comunidades donde el Estado no ha llegado nunca, ¿qué medidas se pueden tomar para proteger y salvaguardar el Parque Nacional Isiboro Sécure y su propio territorio?, ¿Qué medidas se pueden establecer para evitar que haya asentamientos humanos ilegales?.

Quienes no conocen la zona últimamente han dado muchos datos en los medios de comunicación, pero ahora con esta Ley de Consulta serán los que han vivido ahí, cuyos abuelos, cuyos padres han muerto en sus comunidades y los tienen enterrados ahí, los que tomarán la decisión.

El Órgano Ejecutivo tendrá la obligación, a través de los dos ministerios, Ministerio de Obras Públicas y el Ministerio de Agua y Medio Ambiente de proporcionar toda la información suficiente y necesaria, y de coordinar con las autoridades y las instituciones que tienen las comunidades y los pueblos indígenas al interior del TIPNIS, para que luego ellos puedan tomar una decisión informada, libre y puedan acordar con el Estado cuáles son las mejores vías para resolver estos temas.

El Órgano Electoral hará la observación, así lo señala el Artículo 7 de esta Ley, hará el proceso de observación durante toda la consulta; pero además estarán invitadas a través de esta Ley y a través del Estado boliviano todas las instituciones internacionales ligadas a estas temáticas, que estén interesadas en ser parte de este proceso de consulta como veedores internacionales.

Esta consulta tendrá tres etapas, Presidente:

La preparación de la consulta, donde se trabajará el cronograma, el protocolo de la consulta y otros temas más.

La etapa de instalación y desarrollo de la consulta, donde se prestará la información que requieran las comunidades, que crean que sean necesarias para tomar mejores decisiones, y el Estado boliviano a través de esos dos ministerios que ya he nombrado tendrá que brindárselas de manera transparente y oportuna.

Posteriormente, se tomarán las decisiones y los acuerdos que correspondan a este proceso de consulta. Finalmente estos acuerdos serán llevados a actas de conclusiones y serán notificadas las decisiones.

El Artículo de este Proyecto de Ley nos señala cuál es el carácter de los acuerdos que se logren en este proceso de consulta, pues los acuerdos a los que arribe el Estado boliviano con los pueblos indígenas que viven en el TIPNIS serán de cumplimiento obligatorio para ambas partes, para el Estado y para los pueblos indígenas moxeño – trinitario, yuracaré y chimán.

La ejecución de esos acuerdos, derivará seguramente en los instrumentos o normas correspondientes. Esa es la Ley, Presidente, que durante cuatro días, de manera muy intensa, de manera muy respetuosa, hemos trabajado, primero con los 40 corregidores que llegaron del TIPNIS, y posteriormente hemos debatido en el escenario de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Agradezco de manera profunda la capacidad de diálogo, capacidad democrática y de concertación que he encontrado en los hermanos indígenas. Agradezco por supuesto el apoyo y el respaldo de nuestras Bancadas, tanto en la Cámara de Senadores y en la Cámara de Diputados durante todo este proceso.

Quiero concluir diciendo algo, quien se opone a esta Ley de Consulta, hermano Presidente, se opone a un derecho de los pueblos indígenas, conquistado con marchas, con sangre. No puede darse ese error histórico, no pueden oponerse a que la palabra esté en la boca de quienes siempre fueron olvidados por el Estado boliviano, los pueblos indígenas.

Gracias.