Bolivia ondea bandera de reivindicación marítima

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

La Paz, 10 marzo de 2018 (MC).- Como símbolo de unidad a las 12 del medio día todos las personas que llegaron hasta la carretera La Paz-Oruro ondearon la bandera de la reivindicación marítima quienes una sola voz dijeron mar para Bolivia, en apoyo a los alegatos orales a realizarse el próximo 19 de marzo en la Corte Internacional de Justicia en la Haya.

En una jornada histórica, este 10 de marzo desde todo el país llegaron niños, jóvenes, adultos para participar del Banderazo, quienes entonaron el himno nacional dando inicio al acto central para esta jornada.

“Hoy, en 2018, estamos preparados para celebrar las audiencias orales conclusivas del caso, momento en el que demostraremos a la Corte Internacional de Justicia y a todos los habitantes del planeta que nuestra causa es justa, razonable y solvente ya que no existe petición más lógica y viable que la de garantizar una negociación de buena fe con un país hermano, negociación entre dos vecinos, en la que todos ganaremos”. Manifestó el presidente Evo Morales durante su mensaje en Apacheta.

Así también, el primer mandatario agradeció el apoyo recibido entorno a la demanda marítima, “También agradezco la solidaridad mundial  a presidentes,  Premios Nobel,  artistas, políticos y movimientos sociales de todos los continentes que se suman a nuestra justa demanda.

Un acto emotivo fue el que se realizó en Apacheta, muy cerca de La Paz, la bandera de reivindicación marítima fue extendida por casi 200 kilómetros en la carretera La Paz-Oruro. “Hoy, llevamos nuestra bandera, orgullosos de sus colores,  de su diversidad y de su historia,  que representa nuestra unidad en la diversidad,  y nuestra cultura de paz,  justicia y libertad”, indico el jefe de Estado.

Asimismo,  esta bandera,  la bandera más grande del mundo, elaborada con las manos de todos las hermanas y hermanos,  con esfuerzo y compromiso,  también es testimonio vivo de nuestra determinación de acabar con más de un siglo de enclaustramiento y de inaugurar una nueva era de paz y progreso para los dos pueblos predestinados a un futuro común, aseveró el presidente al finalizar su discurso.