Personalidades ratifican el contundente respaldo de Costa Rica a la causa marítima boliviana

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

La Paz, 20 de junio (MC).- Treinta y un académicos, políticos, legisladores, abogados, artistas, antropólogos y munícipes de la República de Costa Rica reivindicaron este lunes el tradicional e invalorable apoyo de su país a la reintegración marítima boliviana.

Mediante un manifiesto público, ciudadanas y ciudadanos costarricenses demandaron una “resolución definitiva, pacífica y negociada del aislamiento marítimo de Bolivia”.

El documento subraya la Resolución del 1º de abril de 1964, aprobada por la Asamblea Legislativa de Costa Rica, que exterioriza “públicamente su respaldo a la justa aspiración de la República de Bolivia de poseer un acceso directo a las vías marítimas del comercio exterior”.

También reivindica las múltiples “voces y apoyos que se han dado a lo largo de los años clamando porque esta situación se revierta, porque Bolivia recobre su acceso soberano y total a lo que por justicia e historia le corresponde”.

Elmanifiesto Textualmente señala lo siguiente:

“Costa Rica es un país privilegiado. Dada su posición geográfica contamos con costas tanto en el mar Caribe como en el océano Pacífico. Asimismo, contamos con puertos que nos han permitido integrarnos a las rutas del comercio internacional, con los efectos que ello significan en el desarrollo económico.

Bolivia, sin embargo, no cuenta con esta posibilidad. A pesar de haber nacido como Estado con un litoral en el océano Pacífico de 400 kilómetros, hoy está confinado como país sin costas. En uno de los más tristes y dolorosos episodios entre nuestros países, acaecido en el siglo XIX e inspirado por intereses que benefician a potencias extra continentales, se dio ésta pérdida de su acceso soberano al mar.

Han sido múltiples las voces y apoyos que se han dado a lo largo de los años clamando porque esta situación se revierta, porque Bolivia recobre su acceso soberano y total a lo que por justicia e historia le corresponde.

Nuestro país, honrando su tradición pacifista y su apego al uso de la negociación y los mecanismos de justicia internacional, como la única forma aceptable para la resolución de los diferendos entre los Estados, ha mantenido una posición histórica de apoyo al anhelo boliviano.

El 1º de abril de 1964, nuestra Asamblea Legislativa aprobaba una resolución en la que plantea “exteriorizar públicamente su respaldo a la justa aspiración de la República de Bolivia de poseer un acceso directo a las vías marítimas del comercio exterior”. 

En 1988, nuestro entonces canciller Rodrigo Madrigal Nieto declaraba “…su indeclinable respaldo a la demanda boliviana”, ratificando esta posición costarricense en 1993 el canciller Bernard Niehaus Quesada, al decir, durante su visita a Bolivia, que Costa Rica expresaba “…el decidido respaldo de su Gobierno a la búsqueda de soluciones concertadas a las divergencias existentes sobre este tema”.

Esta posición histórica de Costa Rica es la que nos inspira y motiva a quienes firmamos este manifiesto, ciudadanos y ciudadanas costarricenses, a expresar nuestro llamado a las partes involucradas para que inicien de manera sincera, fraternal y constructiva, un proceso de negociación para restituir a Bolivia su acceso soberano al océano Pacífico.

Esto no significaría ni deshonra ni vergüenza para ninguna de las partes. Por el contrario, significaría entrar en la historia como ejemplo de que los latinoamericanos hemos tomado la senda correcta al considerar nuestra región como una zona de paz; significaría un ejemplo de que la paz y el diálogo son las herramientas correctas para la construcción de un futuro de progreso para la humanidad”.

Este documento lleva las firmas de Alfonso Chase Brenes, escritor y Premio Nacional de Cultura; Rodolfo Ulloa Bonilla, secretario General del Partido Frente Amplio; y de Juan Reverter Murillo, secretario de Relaciones Internacionales del Partido Frente Amplio.

También de Amaral Sánchez Salas, actor y director de Teatro; Huberth May Cantillano, abogado; William Venegas Segura, crítico de cine; Carlos Borge Carvajal, antropólogo; Jesús Arias Fuenmayor, abogado; y de Dionisio Cabal, cantautor e investigador cultural.

El manifiesto costarricense lleva las rúbricas de los diputados Edgardo Araya Sibaja, Francisco Camacho Leiva,  Patricia Mora Castellanos, Suray Carrillo Guevara y Carmen Quesada Santamaría; y de los ex diputados Sergio Erick Ardón Ramírez y José María Villalta Florez-Estrada.

Además firmaron Melvín Jiménez Marín, ex ministro de la Presidencia; Claudio Manuel Segura Sánchez, alcalde del cantón de Barba; Dorisa Ballestero Gonzáles, vicealcaldesa primera del cantón de Barba; y Susan Campos Ortega, Regidora de la municipalidad de Desamparados.

Se sumaron al documento Eduardo Guillén Gardela, regidor suplente de la municipalidad de Desamparados; y María Pérez Yglesias, escritora y ex vicerrectora de Acción Social de la Universidad de Costa Rica.

De igual manera Ilka Treminio Sánchez, directora de FLACSO-Costa Rica; Francisco Enrique Solano, exdecano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica; Daniel Camacho Monge, catedrático emérito de la Universidad de Costa Rica; Elena Gutiérrez Nascimento, docente de la Universidad Nacional; y Nancy Piedra Guillén, docente de la Universidad de Costa Rica.

Se adscribieron con su firma al documento Marco Vinicio Fournier Facio, catedrático pensionado de la Universidad de Costa Rica; Vernor Arguedas Troyo, catedrático pensionado de la Universidad de Costa Rica; Claudio Vargas Fallas, docente de la Universidad de Costa Rica; y Fernando Carvallo Jiménez, pintor y Premio Aquileo Echeverría en dos ocasiones.